Trabajar por un sistema de medio ambiente mejor para el hombre

Home / Artículos de portada / Trabajar por un sistema de medio ambiente mejor para el hombre
Trabajar por un sistema de medio ambiente mejor para el hombre
0 0

Innumerables acciones podríamos llevar a cabo en la actualidad, encaminadas a mejorar y preservar un medio ambiente mejor para la vida.
Para esto necesariamente debemos empezar por cambiar de manera radical toda concepción del mundo tal como lo vivimos en la actualidad. Comenzando por nosotros mismos, desde nuestro más íntimo interior, debemos asumir nuevas posturas frente al diario vivir y a la cultura urbana que nos ha venido imponiendo hábitos de consumo, de movilidad y aseo personal y doméstico que amenazan dramáticamente, cada vez más, el equilibrio medioambiental.

Es, de cierta forma, volver al pasado cuando la vida era más simple y no se había entronizado en nuestras vidas la cultura del consumismo que produce tanto embalaje, tanta ropa desechable, tanto repuesto y aparato con obsolescencia programada, tanta comida chatarra. El pasado en que las amas de casa hacían el mercado en canastos de mimbre que duraban años; las bebidas (leche, jugos, gaseosas, cervezas) que proporcionaban en botellas de vidrio retornables, la ropa durable y, en fin, tantos productos de uso personal, doméstico e industrial que no contaminaban tanto como los que inundan el mercado hoy en día.

Ámbitos de acción

Ámbitos desde los cuales se pueden llevar a cabo acciones para contribuir con el cuidado del medio ambiente:
– En casa
– Personales
– Movilidad
– Laboral

1.- En casa
Es, quizá, el lugar en donde mayores acciones se pueden efectuar, máxime si, habiendo niños pequeños, se les crea a ellos la conciencia de la importancia de la importancia de llevar a cabo desde pequeñas tareas hasta grandes emprendimientos en favor del medio ambiente. La idea es que te conciencies tú y que enseñes a tus hijos principios y valores para cuidar el planeta en el que viven, los animales, los árboles y las plantas y todos los recursos naturales. Te proponemos varios consejos y acciones para cuidar el medio ambiente en casa. Por ejemplo:

Reciclar en la fuente. Es importante que todos los miembros de la familia se acostumbren a separar la basura, en un proceso que se denomina Reciclaje en la fuente, es decir, a separarlos en bolsa blanca o negra, según si trata de desechos reutilizables o no. Desde pequeños es bueno que los niños aprendan a separar los residuos para que se puedan reciclar
Usar productos que puedan reutilizarse. Hay muchos productos que se pueden usar varias veces para proteger la naturaleza. Es importante destacar que en la actualidad muchos gobiernos, tomando conciencia sobre el particular, están comenzando a regular el uso de productos desechables, como los plásticos de un solo uso, por ejemplo. Por ejemplo, utiliza servilletas de tela en lugar de servilletas de papel, vasos de vidrio u otro material distinto al plástico, bolsas de tela, cubiertos metálicos, etc.
Apagar las luces. Muchas veces dejamos las luces prendidas de una habitación que no ocupa nadie. Los miembros de la familia se deben acostumbrar a apagar la luz de sus cuartos cuando salen de ellos y comprobar que todo queda apagado, sobre todo cuando se sale de viaje.
No dejar los aparatos electrónicos enchufados. No olvidar que los aparatos que están apagados, pero siguen enchufados, consumen energía, por lo que es importante desenchufarlos.
Cerrar los grifos correctamente. Cuando no utilices el agua, cierra el grifo y controla que no existan fugas.
Limpieza del hogar. Se debe hacer tránsito lo más rápidamente posible hacia el uso de productos de aseo de origen ecológico. Infortunadamente los productos de limpieza que usamos a diario en nuestras casas no solo contaminan el planeta, sino que contienen tóxicos que ponen en riesgo nuestra salud y la de los niños

2.- Personales.
Consumir frutas y verduras ecológicas. Los productos ecológicos cuidan el medio ambiente porque en su producción no se utilizan fertilizantes ni otros productos contaminantes.
Llevar sus propias bolsas al supermercado. Cada vez son más los supermercados que venden las bolsas de plástico para evitar su uso y fomentar el reciclado. Llévate tus propias bolsas al supermercado y podrás utilizarlas varias veces.
Aseo personal. Como en el caso del aseo del hogar, se recomienda también usar productos en cuya fabricación se utilicen materias primas de origen ecológico y sobre todo evitar a toda costa todos aquellos con sistema spray (desodorantes, fijadores, etc.)
Vestuario. Evite adquirir prendas de temporada que deba desechar tan pronto pasan de moda. La ropa que es intemporal y de muy buena calidad tiene una duración superior y nos permite usarla por largos períodos de tiempo. Hoy se está popularizando la costumbre de comprar ropa usada en muy buen estado, lo que evita que termine en las canecas de basura.

3.- Movilidad
Si es posible, moverse en transporte público. La contaminación en las grandes ciudades proviene en gran medida de los automóviles particulares y las motos que hoy inundan las grandes urbes; utilizar el transporte público para desplazarte y ayudarás a cuidar la naturaleza.
Pero si se hace imprescindible el uso de vehículos automotores por razones de trabajo o negocios, asegurarse de hacerles un correcto mantenimiento preventivo a fin de reducir las emisiones de CO2, que por lo regular son causa efectiva del deterioro ambiental.
Con el tiempo y a medida que los automóviles eléctricos se impongan en la cultura automotriz de los países, lo aconsejable será cambiarse a uno de estos autos que indudablemente son mucho más amigables y tienen un impacto más sostenible.
Utilizar la bicicleta cuando las condiciones de desplazamiento, salud y edad lo permitan.

4.- Laboral
En el ámbito laborar es, con mayor urgencia y determinación, en donde debemos emprender acciones contundentes conducentes a un mejor cuidado y preservación del medio ambiente. Dependiendo, obviamente, del entorno de trabajo en el que actuamos muchos y de diversa índole serán los productos y por tanto los desechos que se produzcan como resultado de las tareas que debamos emprender.
Si nuestra labor es de índole administrativa, por ejemplo, no faltarán los documentos (memorando, agendas, oficios, listados, hojas de vida, archivos, etc.) que se produzcan a diario, impresos y fotocopiados. Claro, hoy por hoy el correo electrónico y el WhatsApp nos permiten reducir de manera significativa el uso del papel físico. Pero aún así, nunca deberán ser suficientes las decisiones que tomemos para que en el momento de ser absolutamente imprescindibles la impresión o el fotocopiado, lo hagamos de la manera menos traumática posible para el medio ambiente. Quizá reutilizar papel ya impreso, sea una buena opción y también disminuir el tamaño de la impresión y las imágenes, también lo sea.
Pero si llevamos a cabo procesos industriales, el manejo adecuado de los desechos debe ser una prioridad dentro de la empresa. En Bogotá y en la mayoría de las capitales importantes existen empresas especializadas en el manejo y gestión de excedentes y residuos industriales aprovechables, materiales reciclables (cartón, chatarra, archivo, plásticos, barreduras de producto alimenticio para dieta animal). Sí no se cuenta con medios propios y estrategias para llevar a cabo esa labor, simplemente contactan con ellas y problema resuelto.

 

Finalmente, como ya dijimos, entre muchas otras acciones para contribuír con un medio ambiente mejor, puedes plantar un árbol. En el patio de tu casa, frente a tu casa, en los arredesores, en fin, donde te sea posible. Y si no, entonces dona un árbol, siguiendo este linck: QUIERO DONAR UN ÁRBOIL CONMEMORATIVO

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

42 + = 43